HOME | MAPA |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | BUZON DE SUGERENCIAS |

bentelan e tachipirina

bentelan torrino picia.it


buy naltrexone 3mg

how to buy naltrexone link

EQUIPO PROFESIONAL
SERVICIOS
ARTICULOS
PREGUNTAS MÁS FRECUENTES Y CONTACTO
HONORARIOS
¿POR QUÉ CONTRATAR A UN ENTRENADOR PERSONAL?
PROPUESTAS DE CURSOS Y DOCUMENTACIÓN
CURSOS HIPOPRESIVOS Pinsach & Rial
NUEVOS ARTICULOS

entrenadorespersonales@entrenadorespersonales.cc

 

¿Con el Entrenamiento Personal se logran mejores resultados en menos tiempo?

HIPOPRESIVOS, PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

¿Qué es el Método Hipopresivo o Método Caufriez?


El Método Caufriez o Método Hipopresivo son un conjunto de técnicas que tienen diferentes versiones:

A) Terapéutica, utilizada por determinados médicos, fisioterapeutas, matronas y otros profesionales de la salud para obtener soluciones eficaces en casos de incontinencia, prolapsos, determinadas disfunciones sexuales, algunas patologías de columna,...

B) Preventiva y estética, empleada por profesionales del ejercicio físico y el deporte para conseguir una eficaz reducción del perímetro de la cintura, una óptima protección de la columna, evitar hernias abdominales, inguinales, umbilicales e incluso discales y lograr mejoras posturales duraderas.

C) Alto Rendimiento Deportivo, aplicada por entrenadores para lograr mejoras en las performances deportivas.

 

Fundamentos - Características y aplicaciones del Método Hipopresivo


Las Técnicas Hipopresivas derivan de la investigación clínica experimental (Departamento de urología - Hôpital Universitaire Erasme de Bruxelles) y de la investigación básica en neurofisiología (Laboratoire de physiologie environnementale et occupationnelle de la Communauté Française de Belgique).


Las Técnicas Hipopresivas logran aumentar el tono de reposo de la faja abdominal y del suelo pélvico. Esto hace que se reduzca de manera eficaz el perímetro de la cintura, lo que proporciona una faja abdominal que hace de verdadera protección de la columna y que se obtenga un suelo pélvico tonificado capaz de aguantar los excesos de presión de la vida cotidiana sin crear traumas (incontinencia urinaria, prolapsos y disfunciones sexuales).

 

Definiendo su acción de modo científico, las Técnicas Hipopresivas estimulan y crean redes neuronales divergentes que provocan una serie de reacciones sistémicas a corto plazo. Algunas de ellas son la relajación postural diafragmática y la activación tónica del periné y de la faja abdominal. Esta acción es iniciada y facilitada por un bombardeo masivo de influjos propioceptivos, cinestésicos y sensoriales vehiculizados por las grandes vías aferentes de la sensibilidad, en particular las del dolor, las vías espinotalámicas directas que permiten una decodificación de urgencia y una reactividad motriz inmediata; siendo el principio teórico que los propioceptores musculares disponen de una dirección sensorial de preferencia en relación a un movimiento o a un estiramiento precisamente orientado, alargamiento de los antagonistas (Roll, 2003; Ribot y Ciscar, 2002).

 

Las aplicaciones iniciales fueron como método postparto y de hecho se ha mostrado muy eficaz en este tipo de recuperación. En la actualidad es un método imprescindible para frenar, evitar y solucionar incontinencia urinaria y determinados prolapsos; siendo de gran interés en la terapia y en la prevención, especialmente verificando el gran porcentaje de mujeres que practican ejercicio físico, tienen incontinencia urinaria y padecen algún tipo de prolapso incluso siendo nulíparas.

 

Trabajos descriptivos como el publicado por Gavaldá and Del Valle (2001) demuestran como la prevalencia de la incontinencia urinaria en mujeres deportistas comparado con mujeres sedentarias resulta significativamente mayor, 31.42% frente a 2.85%  respectivamente. En un estudio anterior, Elleuch, et al. (1998) evaluaron 105 alumnas de educación física, con una media edad de 21 años que practicaban deporte de competición, encontrando que el 62,8% presentaba incontinencia urinaria de esfuerzo relacionada con las actividades deportivas, creemos imprescindible detectar esta problemática a tiempo y solucionarla.

 

Las Técnicas Hipopresivas han mostrado su eficacia en ello, en una investigación con población mayor de 60 años Fernández, (2007), la aplicación de las Técnicas Hipopresivas se muestran como una herramienta adecuada para solucionar la incontinencia puesto que, en un 85,7% de los casos, se produjo una disminución o incluso una desaparición completa de sus síntomas de incontinencia urinaria (de esfuerzo o mixta) medida mediante el cuestionario ICIQ-SF. Un reciente estudio longitudinal intergrupos, llevado a cabo por la Universidad de Santiago y la de Vigo, con 126 mujeres de edades comprendidas entre 25 y 60 años (media de edad 42,8 años) que realizaron a lo largo de 14 semanas, con una frecuencia de 3 días semanales, 30 minutos de ejercicios para el fortalecimiento abdominal. Ha mostrado, en el grupo que realizaba ejercicios hipopresivos, una reducción significativa del perímetro de la cintura de 3,5 cm de media y una disminución de la incontinencia urinaria de 2,8 puntos de media, siendo ésta evaluada a través del cuestionario específico para la detección de IU ICIQ-SF en su versión española (Espuña et al.,2004). Esto equivale, en algunos casos, a la desaparición de las pérdidas de orina (Rial y Pinsach, 2010).

                                                     

 

¿Cuándo y cómo surgió el Método Hipopresivo?

 

El Método Caufriez o Método Hipopresivo fue creado por el Doctor en Ciencias de la Motricidad y especializado en rehabilitación Marcel Caufriez a través de su dedicación a la reeducación uro-ginecológica. En 1980 las  denominó “Aspiración diafragmática” y a partir de ellas se construyó en laboratorio la Gimnasia Abdominal Hipopresiva© (GAH); cuyo objetivo inicial era buscar una gimnasia abdominal que fuese beneficiosa para la faja abdominal pero sin efectos negativos sobre el suelo pélvico. La GAH es específica para terapia y se enseña exclusivamente a fisioterapeutas y profesionales de la salud.

 

Piti Pinsach, después de 25 años dudando de la eficacia y viendo la peligrosidad que suponen la realización de ejercicios abdominales clásicos (elevación de tronco, caderas o ambos en decúbito supino, abdominal series de Pilates,…), tuvo una entrevista en 2005 con el Dr. Caufriez. Ambos coincidieron en la ineficacia para reducir el perímetro de la cintura de los ejercicios abdominales que se venían y vienen prescribiendo. Además, estaban de acuerdo con muchos especialistas en uro-ginecología que estos ejercicios eran una de las principales causas de la incontinencia y de los prolapsos en la mujer y de hernias inguinales, abdominales, umbilicales y discales tanto en hombres como en mujeres.

 

En 2006 el Dr. Caufriez, en base a la GAH, crea las Técnicas Hipopresivas aplicadas a la prevención y mejora de la salud, la estética y el rendimiento deportivo, los denominados Hipopresivos Dinámicos o Reprocessing Soft Fitness que son enseñados a profesionales del ejercicio físico y el deporte.

 

¿Qué beneficios aporta?

 

Las investigaciones que se disponen y las que van surgiendo son muy concluyentes, muestran que se logra:

1.      REDUCIR BARRIGA (El MH reduce la cintura pues contrae la faja abdominal de forma no voluntaria. Los ejercicios hipopresivos logran que la barriga entre sola sin que hagas ningún esfuerzo para esconderla. Esto aumenta su tono de reposo. En relajación te observaràs con un abdomen más plano y duro. La barriga que te observas por la mañana desaparecerá)

2.      DISMINUIR EL DOLOR DE ESPALDA. (Los ejercicios hipopresivos hacen que las vértebras se separen y que sean descomprimidas por la disminución de la presión de manera que las lumbálgias, dorsalgias y otras molestias de la espalda disminuyen o desaparecen

3.      MEJORAR LA FUNCIÓN SEXUAL (El aumento del riego sanguíneo y el aumento de sensaciones en la zona genital aumentan el deseo, las sensaciones y el control en todo lo referido con el sexo)

4.      AUMENTAR EL RENDIMIENTO DEPORTIVO (La mejora de la musculatura respiratoria, el aumento de glóbulos rojos, la mejora postural y biomecànica provoca un gran aumento del rendimiento deportivo. Los gloóbulos rojos, la EPO y otros parámetros sanguíneos aumentan en mayor proporción que en los entrenamientos de altura

5.      SOLUCIONAR Y PREVENIR LA INCONTINENCIA URINARIA. (Todas las investigaciones muestran disminuciones muy elevadas de la incontinencia urinaria incluso en mujeres de avanzada edad. El aumento del sostén que hace un suelo pélvico competente y la recolocación de la vejiga son algunas de las explicaciones)

6.      PREVENIR HERNIAS (Las hernias abdominales, inguinales, umbilicales, discales, vaginales, las pubalgias,...se provocan por dos factores: 1- Un aumento de presión y 2- Un tejido que no aguanta. Los hipopresivos aumentan el tono muscular de la faja evitando que los lógicos aumentos de presión de los esfuerzos, la tos, los deportes,...provoquen hernias.

7.      EXCELENTE MÉTODO PRE Y POST PARTO (El MH surgió de la fisioterapia postparto y es considerado como el mejor método que existe siendo aplicado en hospitales y clínicas de muchos países)

8.      MEJORAR LA FUNCIÓN RESPIRATORIA (Los músculos inspiradores y espiradores son potenciados, esto soluciona problemas de asma y mejora la captación y el aprovechamiento del oxígeno)

9.      MEJORAR LA POSTURA Y EL EQUILIBRIO (El MH proporciona una regulación del tono muscular general. Disminuye los excesos de tono de algunos grupos musculares que tienen un exceso del mismo y aumenta el tono de los músculos que tienen un defecto del mismo. Es lo que se conoce como normotonización y proporciona unas mejoras posturales evidentes en pocas sesiones.

10.  SOLUCIONAR Y PREVENIR LAS CAÍDAS DE ÓRGANOS INTERNOS (La aspiración que se provoca dentro del abdomen hace que la vejiga, el recto y, en las mujeres, el útero se recoloquen fácilmente en su sitio)

 

 

¿Investigaciones que confirmen estos beneficios?

 

En un estudio realizado por  Esparza (2007) sobre una muestra de 100 mujeres, de una media de edad de 36 años, con hipotonía de suelo pélvico e incontinencia urinaria de esfuerzo se constató mediante tonimetría  que la práctica de ejercicios hipopresivos, 20 minutos diarios durante 6 meses, producía un aumento del tono muscular del suelo pélvico con un incremento del tono de base (I.I.I.) de un 58% y del tono de carga (capacidad de amortiguación) de un 48%. De forma añadida, el estudio aporta datos del aumento de la fuerza contráctil en un 20% y una disminución del perímetro de la cintura del 8% (p= 000,3). Por lo tanto, se evidencia el aumento del tono de base a través de ejercicios hipopresivos, incluso la reducción de cintura atendiendo a objetivos tanto patológicos o preventivos como a factores estéticos.

 

Resultados parecidos se aprecian en población mayor de 60 años a través del estudio de Fernández, (2007), donde una población de una media de edad de 68,5 años, entrenando 4 veces semana 20 minutos, durante un periodo de 6 meses, aumentaron el tono de base el 23,5%, el tono de carga el 25,3% y el bloqueo perineal al esfuerzo el 108,4%. En la aplicación de las Técnicas Hipopresivas a grupos de ambos sexos mayores de 60 años, éstas se muestran como una herramienta adecuada para solucionar la incontinencia puesto que, en un 85,7% de los casos, se produjo una disminución o incluso una desaparición completa de sus síntomas de incontinencia urinaria (de esfuerzo o mixta) medida mediante el cuestionario ICIQ-SF.

 

Caufriez en 2007 aprecia que, con la práctica de ejercicios de Técnicas Hipopresivas durante 10 semanas, 1 hora por semana, se logran unas mejoras posturales evidentes puestas de manifiesto por un reposicionamiento de la proyección del eje de gravedad, una disminución de las flechas lordóticas lumbar (p=99,9%) y cervical (p=99,8 %) y una disminución de la cifosis dorsal (p=99,5%) mientras que las desviaciones laterales también resultan significativamente menos importantes (p=96%). El sentimiento de confort postural aumenta significativamente (mejor movilidad, mayor flexibilidad, menor pesadez, menos dolor) (p=95%).

 

Un reciente estudio longitudinal intergrupos, llevado a cabo por la Universidad de Santiago y la de Vigo, con 126 mujeres de edades comprendidas entre 25 y 60 años (media de edad 42,8 años) que realizaron a lo largo de 14 semanas, 3 veces a la semana 30 minutos de ejercicios abdominales, ha mostrado en el grupo que realizaba ejercicios abdominales hipopresivos una reducción significativa del perímetro de la cintura de 3,5 cm de media y una disminución de la incontinencia urinaria de 2,8 puntos de media, siendo ésta evaluada a través del cuestionario específico para la detección de IU ICIQ-SF en su versión española (Espuña, Rebollo y Puig  2004),  que equivale, en algunos casos, a la desaparición de las pérdidas de la misma (Rial y Pinsach, 2010).

 

Se ha observado que mejora del tránsito intestinal, evita el estreñimiento, proporciona mejoras en la función sexual en mujeres y en hombres, soluciona determinados tipos de hernia de hiato, evita hernias abdominales y de columna por el aumento de tono muscular y la mejora en la gestión de las presiones.

 

 

¿A qué público está destinado?

 

Toda persona que desee reducir su perímetro de la cintura, evitar o solucionar problemas de columna y posturales, cualquier mujer que desee evitar o frenar la incontinencia urinaria. Especialmente las mujeres deportistas para evitar esta patología tan común a corto o medio plazo. Cualquier hombre que desee evitar problemas de hernias abdominales, umbilicales, inguinales y toda persona que desee mejorar su rendimiento deportivo y evitar patologías debidas a una faja abdominal y suelo pélvico hipotónico.

 

También a tempranas edades se han observado mejoras de mucho interés. Una investigación, llevada a cabo en niños de 8 a 15 años con escoliosis idiopática, realizada por Caufriez y colaboradores en 2011, muestra una tendencia al control de las mismas.

 

Respecto al aumento del rendimiento deportivo el Dr. Caufriez, en las últimas investigaciones, está verificando unos aumentos importantes de hematocrito en deportistas de élite que practican este método. Para los deportistas que precisan de fuerza explosiva, disponer de una faja abdominal competente, lleva también a mejoras en su rendimiento.

 

 

¿Qué tipo de materiales se utilizan?

 

El Método Hipopresivo son un conjunto de posturas y movimientos por lo que, para iniciarse, tan sólo se precisan unas colchonetas para comodidad.

 

En alto rendimiento y en terapias concretas se usan diferentes ondas de luz, sonidos y variaciones en el contenido de oxígeno de la sala o aplicación del mismo para acrecentar los resultados.

 

 

¿Son muchos los profesionales del Método Hipopresivo en el Fitness?

 

En 2012 hay ya más de mil profesionales del Fitness y el Deporte formados en el Método Hipopresivo en diferentes países, recientemente también en México. Actualmente hay un de profesionales, formados por el mismo Dr. Caufriez, que imparten formación en todo el mundo.

Cada vez son más los profesionales y aficionados a la práctica físico deportiva que han verificado que, a pesar de realizar interminables series de ejercicios abdominales, cuando están en relajación de pie o sentados observan, en ellos y en sus alumnos, que tienen un abdomen algo protuberante y precisan pensar y activar voluntariamente la faja abdominal para reducir este perímetro. Esto fue lo que me llevó a pensar que probablemente el entrenamiento voluntario, con flexiones tipo crunch, isometrías o entrando el ombligo, disminuía la actividad refleja de las fibras más pequeñas de la faja abdominal, se tenía menos tono muscular de base y por tanto más barriga cuando la persona está relajada.

 

 

¿Porqué hacer ejercicios abdominales puede, para algunas personas, ser la causa de tener más barriga?

 

La explicación la hallamos en la neurofisiología. El tono de reposo, el de un músculo cuando no está activado voluntariamente, está asociado a la actividad postural de reposo de las fibras I (actividad neuronal gs). En reposo un número limitado de fibras I están contraídas de manera no voluntaria o inconsciente; en actividad, el reclutamiento postural de estas fibras aumenta (coactivación  as-gs).

 

El tono fásico, cuando se contrae la musculatura entrando el abdomen o haciendo esfuerzo voluntario para ello, está asociado al trofismo neuronal de las fibras II. En reposo estas fibras no están activadas, el reclutamiento espacial se efectúa durante el esfuerzo (coactivación af-gf) o involuntariamente por reflejos (reflejo miotático).

 

Entrenar una faja abdominal, un grupo muscular parietal tónico, que hace de pared y que en bastantes personas suele presentar una hipotonía postural, es decir, un déficit de la actividad postural en reposo; entrenarlo mediante ejercicios fásicos, voluntarios y contra ciertas resistencias, lleva inevitablemente a una disminución aún más importante del tono postural (inhibición  bd). Esto tiene el riesgo de lesión del sarcolema muscular si se realiza mediante ejercicios excéntricos con cargas. Se puede observar en ecografías el estiramiento del recto abdominal durante la elevación de tronco cuando los rectos abdominales son hipotónicos (Caufriez, 2010).

 

Esta explicación neurofisiológica nos hizo ver la necesidad de dejar de entrenar la musculatura del abdomen como si se tratara de un cuádriceps o un bíceps y daba explicación a la ineficacia y la problemática que engendra este tipo de entrenamiento en muchas personas.

 

Este razonamiento clarifica el abombamiento de la faja abdominal que observan algunas personas al estar de pie relajadas a pesar de los muchos ejercicios abdominales que realizan. Es una muestra de la ineficacia de la faja abdominal en reposo que va paralela a la disminución del tono de base del suelo pélvico en las mujeres y conlleva los subsiguientes efectos secundarios (incontinencia, prolapsos y disfunciones sexuales).

 

Conviene clarificar que no es posible generalizar pues hay algunas personas que hacen ejercicios abdominales desde hace tiempo, gestionan muy bien las presiones abdominales, y no tienen ninguno de estos problemas. Hemos verificado que un mismo ejercicio abdominal puede provocar aumentos de presión con una diferencia del variación del 400% entre diferentes personas.

Antes de prescribir ejercicios abdominales, se debería verificar como soporta los aumentos de presión cada persona para sugerir, a las personas cuyos aumentos de presión provocan efectos no deseados, que previamente aprendan a gestionar bien los aumentos de presión.

 

Para ello conviene hacer ejercicios hipopresivos que reprogramarán la faja abdominal y el suelo pélvico y la persona gestionará mejor sus aumentos de presión. Esto evitará que ante un esfuerzo, una tos, una risa, la faja abdominal y el suelo pélvico se abomben provocando una distensión del abdomen en el caso de la faja abdominal e incontinencia y prolapsos en el caso del suelo pélvico.

 

 

¿Debe haber un cambio en la prescripción de ejercicios abdominales para muchas personas?

 

Teniendo en cuenta que últimas investigaciones certifican que los ejercicios abdominales no reducen el perímetro de la cintura, no disminuyen la grasa y no aumentan significativamente la fuerza concéntrica y excéntrica (Sachin S. Vispute et al.,2011 y Pintar, J. A. et al., 2009). Se precisa cambiar el método de entrenamiento que se viene realizando para lograr mejoras estéticas y de salud. Es lo mismo que sucedió hace años con los rebotes balísticos que, cuando la experimentación empírica primero y las investigaciones después confirmaron su ineficacia y problemáticas, se optó por desaconsejarlos y se reservan para unos fines muy específicos.

 

Somos plenamente conscientes de que significa un cambio de paradigma y asumir que nuestra ciencia, la actividad física y el deporte, tiene mucho que avanzar es algo que puede resultar incómodo a mentes ancladas en la tradición pero invitamos a que se experimente empírica y científicamente para contrastar opiniones y avanzar en función ellas.

 

En algunos grandes centros deportivos se está barajando la posibilidad de hacer de ello un elemento diferenciador que, como bien sabemos, son los principales pilares del márqueting. Un anuncio que diga explícitamente: Venga a nuestro Centro de Fitness, no hará abdominales. Y en el mismo anuncio citar algunas de las muchas referencias bibliográficas e investigaciones que confirman que hacer ejercicios abdominales provocan incontinencia, prolapsos y disfunciones sexuales, sería algo que los clientes y futuros clientes leerían con asombro, de lo que hablarían y a lo que buscarían explicaciones.

 

Son ya bastantes los centros de Fitness en los que una gran mayoría de los entrenadores personales están formados y aplican, con excelentes resultados, el Método Hipopresivo. Lo prescriben como algo más que una tendencia innovadora, lo hacen como una imperiosa necesidad de cambio de las opciones que se venían realizando.

 

Conviene recordar que los fisioterapeutas, de muchos países, vienen practicando e impartiendo este método a sus pacientes, con mucho éxito, desde hace años y recomendando que no hagan ejercicios abdominales tradicionales.

 

 

 

¿Cómo encontrar un profesional de Hipopresivos?

 

Para encontrar a estos profesionales cualificados se debe ir a la web del creador del método www.marcel-caufriez.net y a la derecha se puede leer ¿Quiere encontrar un profesional especializado? Se escribe el país y la ciudad y encuentra a todos los profesionales que tienen la Certificación de la Organización Internacional de Neuromiostatica del Dr. Caufriez que garantiza el conocimiento del Método Hipopresivo. En esta misma web están todos los cursos que se impartirán en 2012 y que están abiertos a todo tipo de profesional del ejercicio físico y el deporte, entrenadores, kinesiólogos, instructores,…

 

 ¿Pasos que deben seguirse para realizar los ejercicios hipopresivos?

Un ejercicio hipopresivo debe lograr:

  1. Disminuir la presión en los conjuntos manométricos torácico y abdomino-perineal. Esto se puede verificar con manómetros.
  2. Una reacción electromiográfica en faja abdominal y suelo pélvico. Se comprueba con electromiografía de profundidad
  3. Una reactividad neurovegetativa que proporciona una concentración de la pulsatilidad de noradrenalina. Medible con la variabilidad cardíaca

Así pues, los ejercicios hipopresivos son más complejos que los ejercicios clásicos abdominales en los que basta con tumbarse boca arriba y elevar el tronco, la pelvis, ambas cosas o ponerse en plancha, frontal o lateral y mantener la posición.

Antes de practicar ejercicios hipopresivos convienen hacer unos test que orientarán sobre los ejercicios más apropiados a cada persona, la progresión a realizar y la intensidad recomendada. Es imprescindible que un profesional, convenientemente formado, valore los resultados y prescriba los ejercicios hipopresivos.

Cuando se desee obtener un resultado terapéutico, convendrá buscar un profesional del área de la salud (fisioterapeuta, matrona, médico,…).

Si se desean obtener beneficios estéticos o de rendimiento deportivo, conviene buscar un profesional de educación física y el deporte formado en el método hipopresivo dinámico.

 

 ¿Existen algunas rutinas para realizar los ejercicios hipopresivos?

Los pasos a seguir para realizar ejercicios hipopresivos están en función de los resultados de los test previos y difícilmente se pueden generalizar.

Conviene tener en consideración que con las técnicas hipopresivas se deja de lado la generalización que se ha venido realizando y se prescriben individualmente ejercicios y progresiones teniendo en cuenta los diferentes síndromes de deficiencia postural (abdomen relajado, suelo pélvico con poco tono, cifosis, escoliosis, diferencias de tono muscular de un lado a otro o de cadenas musculares,…).

Existen unos protocolos estandarizados, con diferentes ejercicios posturales y dinámicos, unos ritmos de ejecución y unas pautas concretas para personas que no tienen ninguna patología.

Hay unas acciones comunes en las diferentes técnicas hipopresivas; se sabe que la autoelongación, el estiramiento axial y la decoaptación de la articulación de los hombros provocan una activación refleja, involuntaria, de la faja abdominal y del periné. Para aumentar esta activación involuntaria, que aportará los beneficios explicados, se puede añadir una apnea espiratoria, expulsar todo el aire, y abrir las costillas. Esto provocará un aumento de la activación refleja, involuntaria, de la faja abdominal y del suelo pélvico o periné.

Un ejemplo de ejercicio hipopresivo es este

     

Pies paralelos, rodillas extendidas, tensión en cuádriceps. Autoelongación desde la coronilla como queriendo crecer. Eje de gravedad inclinado ligeramente hacia delante, peso en metatarsos. Extensión total de codos, tensión en musculatura de brazos que están en rotación interna con las palmas de las manos mirando hacia atrás, los dedos en extensión y juntos. Hacer esfuerzo por separar los hombros, decoaptar. Apnea espiratoria y abrir al máximo las costillas. Aguantar haciendo un esfuerzo por abrir costillas y evitar pensar en entrar abdomen o subir el periné. Cuando se precise inspirar (después de 10 a 30 segundos), hacer tres respiraciones torácicas y de nuevo apnea espiratoria para repetir el ejercicio.

 

¿Con qué frecuencia se deben practicar los ejercicios hipopresivos?

El análisis personal indicará la progresión apropiada y las siguientes valoraciones aportarán datos para seguir evolucionando.

Generalizando, se puede decir que durante un mes se aconseja dos días a la semana unos 20 a 30 minutos y después, practicar cada día durante un mes para, posteriormente, evaluar y diseñar la progresión a seguir en función de la reprogramación lograda.

 

¿Se necesitan algunos implementos, área física, vestimenta y ambiente particular para practicar los ejercicios hipopresivos?

La implicación del equilibrio y la propiocepción es muy grande por lo que se debe practicar descalzos y sin espejo para sentir sensaciones. Conviene una vestimenta que deje ver desde apéndice xifoides (debajo esternón) hasta un poco más que debajo del ombligo. De esta forma se aprecia la acción de los ejercicios hipopresivos.

 

¿Existe una edad mínima y una máxima para realizar los ejercicios hipopresivos?

Es de interés a partir del momento que conviene fijar una correcta postura pues normaliza el tono muscular. Algunos fisioterapeutas lo utilizan, a tempranas edades, como un excelente método de posturología. Para adolescentes y preadolescentes es un método efectivo y rápido para lograr mejorar problemas posturales.

Hay investigaciones con grupos de personas mayores que confirman mejoras en la incontinencia urinaria, el tono del suelo pélvico y posturales. Son ejercicios que se pueden adaptar y practicar a cualquier edad.

 

¿Existen algunas contraindicaciones?

Las personas hipertensas deben practicar con un fisioterapeuta especializado que valorará la tensión arterial para prescribir la correcta forma de realizarlos o para descartar su ejecución.

Las mujeres embarazadas deben estar asesoradas por una fisioterapeuta especializada que optará por haber enseñado estas técnicas antes del embarazo, para asegurar un tono muscular eficaz que será una de las garantías de un buen el parto y enseñará algunas posturas hipopresivas para que la mujer pueda dar a luz sin empujar, evitando desgarros y prolapsos, haciendo hipopresivos.

Las personas con enfermedades inflamatorias intestinales deben estar asesoradas por especialistas pues, probablemente, no obtengan beneficios al realizar estos ejercicios pues su faja abdominal debe estar relajada para ofrecer espacio a la inflamación.

Como cualquier práctica de ejercicio o deporte, conviene tener la autorización médica.

 

¿Conoce algunos personajes públicos y/o famosos que se estén utilizando las Técnicas Hipopresivas?

La ciencia es algo que no precisa de personajes famosos sino de investigaciones que avalen la eficacia de uno u otro método. Es cierto que en Europa, los entrenadores personales más inquietos están aplicando estas innovadoras y eficaces técnicas a personas famosas aunque no deseamos hacer un marqueting con famosos pues consideramos que un método que ha mostrado su eficacia en terapia y en investigaciones científicas no precisa de personajes famosos que lo avalen. Hemos publicado un libro, traducido a diferentes idiomas, con más de cuatrocientas páginas y más de doscientas citas científicas que es la fundamentación teórica del método. Se encuentra en la web www.marcel-caufriez.net

¿Después de las Técnicas Hipopresivas que viene para el futuro?

La evolución de las tecnologías y las investigaciones actuales que permiten avanzar las diferentes ciencias y su aplicación en diferentes áreas es lo que hemos tenido en consideración para crear las diferentes técnicas del método hipopresivo. El creador de este método tiene actualmente sesenta años y está constantemente evolucionando el método en función de lo que observa con nuevas tecnologías, de las aportaciones de recientes publicaciones y de las investigaciones que realiza él y sus colaboradores. 

Nada es nunca, como siempre. En este mundo de cambios constantes, evolucionar no es una opción, es una obligación para sobrevivir


ENTRENADORES PERSONALES - Servicio Personalizado - 2007 ©
entrenadorespersonales@entrenadorespersonales.cc
E-mail: piti@entrenadorespersonales.cc