HOME | MAPA |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | BUZON DE SUGERENCIAS |

bentelan e tachipirina

bentelan torrino picia.it


buy naltrexone 3mg

how to buy naltrexone link

EQUIPO PROFESIONAL
SERVICIOS
ARTICULOS
PREGUNTAS MÁS FRECUENTES Y CONTACTO
HONORARIOS
¿POR QUÉ CONTRATAR A UN ENTRENADOR PERSONAL?
PROPUESTAS DE CURSOS Y DOCUMENTACIÓN
CURSOS HIPOPRESIVOS Pinsach & Rial
NUEVOS ARTICULOS

entrenadorespersonales@entrenadorespersonales.cc

 

OSTEOPOROSIS Y SU TRATAMIENTO CON EL EJERCICIO FÍSICO

MI OPINIÓN SOBRE LOS EJERCICIOS ABDOMINALES CON EL OBJETIVO DE MEJORAS ESTÉTICAS Y DE SALUD

Ante todo, pido disculpas por si la forma de manifestar mi postura sobre la prescripción de ejercicios abdominales, para personas que buscan mejoras estéticas y de salud, ha podido causar malestar y ofender a alguna persona. Convengo en que se trata de una postura tajante, polémica y, para algunos, incluso transgresora.

Ahora bien, lo que no se me puede reprochar es que haga uso de mi libertad de opinión y de expresión, que todos hemos de respetar, incluido yo, por supuesto.

Quiero hacer constar que mi opinión profesional sobre los ejercicios abdominales la vengo dando desde hace más de 25 años, tanto en los cursos que imparto como en los artículos que he publicado y, hasta ahora, nadie había hecho ningún comentario al respecto. Pongo como ejemplo el artículo que me publicó la revista “Sportlife” en España, en su  número 23, hace más de 10 años, bajo el título: “Abdominales, falsas esperanzas”, con subtítulos como los siguientes: “Por tu bien, ¡Deja de hacer abdominales!”, “¿Todavía haces abdominales?” y con textos que, independientemente de su tono coloquial, sin duda debían resultar igualmente contundentes para mis colegas: “no dejas de hacer abdominales pero tu cintura sigue igual de prominente que cuando empezaste o lo que es peor, está más abultada ¿Qué es lo que estás haciendo mal?” “…las personas que ejercen repetidas presiones abdominales (ejercicios abdominales clásicos) logran favorecer los prolapsos” “se pueden continuar leyendo artículos con ejercicios abdominales que, incluso con una excelente forma física, tienen nefastos efectos en la salud. En algunos casos por inercia y en otros por desconocimiento se sigue creyendo que es más razonable hacer siempre lo mismo” En este mismo artículo escribí una frase de G. Bernard Shaw con la me identifico plenamente: “Las personas razonables se adaptan al mundo, las personas insensatas hacen que el mundo se adapte a ellas. Por eso progresar depende de las personas insensatas”.

Se trataba de una opinión igual de radical que la que mantengo ahora y, a esas alturas,  yo todavía no tenía ninguna alternativa que ofrecer ni nada que vender; quizá ese sea el motivo de que nadie hubiera dicho nada al respecto.

De hecho, no conocí el Método Hipopresivo hasta el año 2005, en que tuve el honor de conocer al Dr. Caufriez (precisamente a raíz de uno de mis artículos sobre ejercicios abdominales), el cual me facilitó todos los argumentos científicos sobre la ineficacia y, lo que es peor, la peligrosidad de los ejercicios abdominales y también sobre la eficacia del Método Hipopresivo, como alternativa válida para lograr los deseados objetivos estéticos, de salud y muchos otros que se logran con el Método Hipopresivo.

Aunque siempre me he preocupado por investigar, publicar y dar a conocer todo lo que he podido aprender sobre este problema y sobre sus posibles soluciones con el mismo entusiasmo y con el mismo tono, resulta que solamente ahora se me reprocha que he perdido las formas hacia mis colegas. Reitero que hace años que vengo diciendo en conferencias y escribiendo que los ejercicios abdominales (llámense crunch, elevaciones de tronco o abdominal series y sean del método que sean) son ineficaces y peligrosos.

Quiero dejar patente que toda esta polémica la generaba antes y la genero ahora, si se quiere con más vehemencia, porque cada vez más profesionales de medicina del deporte y de uro-ginecología hacen hincapié en los problemas que menciono. Precisamente el título “Abdominales, parad la masacre”, cuya autoría erróneamente se me atribuye, es en realidad el título de un libro de la Dra. B. Gasquet, el cual aconsejo que se lea para verificar la magnitud del problema que ponen de relieve los profesionales de la salud.

Nunca he dicho que el Método Hipopresivo sea el único existente para mejorar la salud y la calidad de vida. Aunque si que debo recalcar que es un método globalista pues actúa en diferentes sistemas. Las técnicas hipopresivas son unas técnicas neuromiostáticas globalistas cuyo objetivo es la regulación de las tensiones músculo-conjuntivas a distintos niveles del cuerpo humano (visceral, parietal y esquelético) Son utilizadas en la terapia fisioterapéutica en numerosas patologías funcionales (urinarias, digestivas, vasculares) y también como destacada herramienta recuperadora en el post-parto. En su aplicación  terapéutica se ha evidenciado: aumentos del tono abdomino-perineal, reducción de los síntomas de incontinencia urinaria, mejoras posturales,  y afectación en la flexibilidad de la cadena posterior. Es por ello que, en los últimos años, se han trasladado las técnicas hipopresivas desde las clínicas de fisioterapia a los centros de fitness mediante los ejercicios hipopresivos dinámicos. Las TH estimulan y crean redes neuronales divergentes que provocan una serie de reacciones sistémicas a corto plazo como la relajación postural diafragmática conjuntamente a la activación tónica del periné y de la faja abdominal (Caufriez et al. 2010). Esta acción es iniciada y facilitada por una estimulación de los receptores sensitivos del cuerpo, concretamente los receptores barosensibles encargados de la propiocepción. Fisiológicamente, el principio teórico fundamenta que los propioceptores musculares disponen de una dirección sensorial de preferencia en relación a un movimiento o a un estiramiento precisamente orientado, alargamiento de los antagonistas (Roll, 2003; Ribot y Ciscar, 2002).

 A los influjos propioceptivos se añaden los estímulos cinestésicos y sensoriales que son transmitidos por: i) las grandes vías aferentes de la sensibilidad, en particular las del dolor; ii) las vías espinotalámicas directas que permiten una decodificación de urgencia iii) una reactividad motriz inmediata.

Se concluye que la suma de las codificaciones específicas de cada músculo solicitado por las posturas hipopresivas permite una integración perceptiva, a nivel del sistema nervioso central, asegurando la memorización por la repetición rítmica.

Las consecuencias de la anteriormente descrita estimulación postural y respiratoria conducen a una tonificación por vía refleja del suelo pélvico (aumento del 58 % del tono de reposo) y de la faja abdominal (Caufriez, Fernández, Deman y Wary-Thys, 2007).

            Además de la estimulación propioceptiva debido a la situación postural global que ejerce la TH también realiza una importante acción respiratoria pues estimula los centros espiratorios del tronco cerebral (centro pneumotáxico y centro respiratorio bulbar ventral) e inhibe los inspiratorios (centro apnéustico y centro respiratorio bulbar dorsal). Esta respuesta pneumotáxica es debida al mantenimiento de la apnea espiratoria durante la ejecución de los ejercicios que provoca un estado cercano a la hipercapnia donde la presión de dióxido de carbono (PC02) >40 mmHg (Hodges, Forster, Papanek, Dwinell y Hogan, 2002) y que a su vez provoca una elevación del nivel de secreción de las hormonas catecolaminas (ejercen acción inhibitoria dopamínica sobre el centro dorsal bulbar).

            Adicionalmente, durante la ejecución del ejercicio hipopresivo se provoca una contracción voluntaria de los serratos mayores y de los músculos elevadores de la caja torácica (intercostales externos, escalenos, externocleidooccípitomastoideo) que son músculos respiratorios que también dependen del centro pneumotáxico. Conjuntamente, la autoelongación de la columna cervical estimulará los mecanoreceptores respiratorios (inhibición de los núcleos inspiratorios).

            Los centros respiratorios supraespinales influyen en el control tónico postural y fásico de los músculos respiratorios (músculos de las vías respiratorias superiores, intercostales, escalenos, externocleidooccípito-mastoideo, diafragma torácico, abdominales y suelo pélvico). Así pues, su activación o inhibición permite modular la tensión postural (actividad tónica) del conjunto de músculos con los que se relacionan.

Los ejercicios hipopresivos, al ser efectuados en apnea espiratoria y en determinadas posturas que adelantan el eje de gravedad, logran una disminución de la actividad tónica del diafragma torácico con la consecuente relajación del mismo. El descenso de la presión intraabdominal provoca por vía refleja la tonificación de la faja abdominal, de la musculatura perineal y genera  una succión sobre las vísceras pélvicas por el ascenso diafragmático disminuyendo con ello la tensión ligamentosa. (Esparza, 2002).

            Estas son algunas razones por las cuales se ha puesto de manifiesto que la práctica hipopresiva normaliza las tensiones musculares concretamente la musculatura epimérica “extensores de la columna vertebral” e hipomérica “extremidades y pared corporal”; al tiempo que los parámetros fásicos (fuerza muscular, resistencia) y respiratorios (peak flow) son mejorados. Otros efectos de su práctica han sido notados por algunos autores que han afirmado una incidencia positiva sobre la vascularización de los miembros inferiores (Caufriez, Governo y Rondeux 1991; Snoeck, Philipot, Caufriez y Balestra, 2009).

Siempre he sostenido que los deportistas que precisan fuerza en la musculatura abdominal para mejorar su rendimiento deportivo, deben hacer ejercicios abdominales clásicos, aunque tomando las debidas precauciones –sobre todo en el caso de las mujeres- a la vista de las muchas investigaciones que muestran la excesivamente elevada incontinencia urinaria en mujeres deportistas.

Por supuesto que respeto las distintas opiniones de mis colegas, aunque algunas no las comparto y así lo manifiesto abiertamente. Deseo que ellos, en el uso de su libertad de expresión, hagan lo mismo con la mía que, sin duda, irá cambiando en función de las nuevas tecnologías e investigaciones que vayan surgiendo puesto que yo tengo muy claro que todavía queda mucho por conocer e inventar, sobre todo en neurociencias con las que la educación física y el deporte se van a ir enriqueciendo y avanzando. El Fitness va a ir evolucionando y opino que las mezclas de métodos o sistemas deben demostrar su eficacia antes de ser prescritos.

Me alegra saber que toda esta polémica pueda servir para alentar a seguir estudiando y que sea un incentivo para crecer profesionalmente. Deseo que la evolución de nuestra profesión sea algo imparable puesto que estoy totalmente de acuerdo con que el aprendizaje es un proceso que no tiene fin y, por ello, agradezco el que me han brindado todas las reflexiones de mis colega y deseo que siga la discusión para seguir creciendo profesionalmente con ella.


ENTRENADORES PERSONALES - Servicio Personalizado - 2007 ©
entrenadorespersonales@entrenadorespersonales.cc
E-mail: piti@entrenadorespersonales.cc