HOME | MAPA |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | BUZON DE SUGERENCIAS |

bentelan e tachipirina

bentelan torrino picia.it


buy naltrexone 3mg

how to buy naltrexone link

EQUIPO PROFESIONAL
SERVICIOS
ARTICULOS
PREGUNTAS MÁS FRECUENTES Y CONTACTO
HONORARIOS
¿POR QUÉ CONTRATAR A UN ENTRENADOR PERSONAL?
PROPUESTAS DE CURSOS Y DOCUMENTACIÓN
CURSOS HIPOPRESIVOS Pinsach & Rial
NUEVOS ARTICULOS

EJERCICIOS ABDOMINALES Y EFICACIA. EL ABDOMEN COMO UNIDAD FUNCIONAL


edf40wrjww2TABLA1:B71
EJERCICIOS ABDOMINALES Y EFICACIA. EL ABDOMEN COMO UNIDAD FUNCIONAL

Piti Pinsach
Dndo. Morfología Médica. Facultad de Medicina de Santiago de Compostela
Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Universidad de Barcelona

El abdomen es algo más que la musculatura abdominal, sin embargo, esta consideración es poco contemplada por los profesionales del ejercicio físico y del deporte. Los deportistas, especialmente las mujeres, tienen graves problemas por no considerar el abdomen como una globalidad. A esto se suma que la musculatura abdominal es la más utilizada comercialmente como punto de referencia de salud, la que más gadgets y pócimas mágicas ha suscitado. Se han dedicado multitud de libros y artículos en revistas con controvertidos ejercicios para lograr mejoras deportivas o estéticas en esta zona corporal. En fisioterapia hace ya tiempo que algunos investigadores y profesionales vienen tratando a pacientes, deportistas o personas que no realizan ejercicio físico, con ejercicios para la zona abdominal muy diferentes de los que los que realizan en los gimnasios y en los deportes las personas que quieren mejorar su estética o su rendimiento deportivo. Hasta ahora, la ejecución de los ejercicios abdominales ha sido muy analítica, con total olvido de lo que supone el concepto de globalidad y de las interacciones que la realización de aquéllos puede provocar. Es corriente realizar determinados ejercicios sin conocer con exactitud la acción y la función muscular concreta de los músculos implicados. Se repite un estereotipo porque se ha hecho siempre así. Ampliar nuestros conocimientos y aplicar metodologías apoyadas en investigaciones científicas proporciona nuevos y mejores resultados. Soy consciente de que en los gimnasios, centros deportivos y en los propios hogares se vienen realizando, por prescripción de profesionales, múltiples ejercicios que las investigaciones y publicaciones que cito, no sólo cuestionan su eficacia sino que les atribuyen efectos nefastos para la salud. Sé que romper las tradiciones es de insensatos y reconozco que se sigue creyendo que es más razonable hacer siempre lo mismo. Sin embargo los profesores de educación física, entrenadores, preparadores, instructores, los mismos practicantes y todos los relacionados con la enseñanza o la práctica de la actividad física debemos responsabilizarnos y comprometernos en incorporar nuevas y enriquecedoras aportaciones. El estudio y el entrenamiento de un grupo muscular deben tener en consideración las sinergias que provoca. Cualquier ejercicio que involucre los músculos abdominales tiene repercusión en el diafragma, en la zona lumbar y en el diafragma muscular pélvico o periné. La caja abdominal es el conjunto de elementos que contienen y limitan las vísceras abdominales (Blandine Calais-Germain, 1994): • por arriba, el diafragma • por detrás, las vértebras lumbares • a los lados y por delante: los músculos abdominales • por abajo, la pelvis y el diafragma muscular pélvico “El conjunto abdomino-pelviano es funcionalmente indisociable. Este continente está formado por algunas paredes deformables y otras indeformables…” “…El psoas, el cuadrado lumbar, el periné, el diafragma, los paravertebrales lumbares y los músculos abdominales trabajan con un objetivo común y sus contracciones hacen variar la forma de la cavidad…” L. Guillarme (1998). El deterioro de los elementos de suspensión de las vísceras pelvianas (núcleo fibroso central del perineo, nudo anterior de los músculos elevadores, nudo posterior fibroso) es debido, en la mayoría de los casos, a una mala sinergia abdomino-perineal, la resultante de los esfuerzos que provocan una hiperpresión abdominal, a no considerar el abdomen como una unidad funcional. G. Valancogne J.P.Galaup (1996). Los peligros y la ineficacia de los ejercicios abdominales tradicionales La realización de ejercicios abdominales es, probablemente, la práctica más extendida por los practicantes de diferentes deportes y por las personas que pretenden lograr unos beneficios estéticos y de salud. El objetivo principal que se pretende alcanzar es el reforzamiento de esta musculatura, la mejora de su fuerza y la reducción del perímetro de la cintura. La respuesta de los profesionales del deporte y de la actividad física ante estas inquietudes es la prescripción de ejercicios abdominales tradicionales en los que, en decúbito supino, se realiza una elevación del tronco o de la pelvis para acercar el esternón al pubis. Son ejercicios que numerosos investigadores (Giorno, P P. Martínez, Leandro G., 2003; Sarti Martínez M.A., 1996; López Calvet F. y López Calvet C, 1990; Juker D., McGill S., Kropf P., Steffen T., 1998;…) han demostrado que, por la distribución de sus fibras, solicitan preferentemente determinados músculos abdominales, prioritariamente el recto abdominal. Conviene considerar, en la búsqueda de mejoras estéticas, que este músculo tiene muy poca influencia en la capacidad de reducir el perímetro de la cintura. Se comprueba en investigaciones, especialmente en la mujer que tiene una cadera más grande, que la práctica de estos ejercicios abdominales tradicionales disminuye el tono de la musculatura abdominal y del suelo pélvico (M. Caufriez, 1997-2006), es la principal causa de la incontinencia urinaria de esfuerzo (Amostegui, J. M., 1999, D. Grosse et J. Sengler, 2001, G. Valancogne, J.P. Galaup, 1997, www.urologia-andrologia.com, 2005, www.mifarmacia.es. 2001, gine3@latinmail.com 1998,…) provoca prolapsos, especialmente cistoceles y uterinos (M. Caufriez, 2006, D. Grosse et J. Sengler, 2001) y es la causa de algunas disfunciones sexuales, puesto que al disminuir el tono del suelo pélvico, no recibe suficiente estimulación y los orgasmos son menos intensos o no llegan a alcanzarse. (P. Jáuregui, 1998) Es imprescindible una reflexión sobre la realidad actual de la práctica del ejercicio físico para la musculatura del abdomen que pretende la mejorar el rendimiento deportivo o la estética. Conviene buscar las razones que nos mueven a seleccionar determinados ejercicios, tener la máxima certeza que van a cubrir las expectativas deseadas y evitar que tengan efectos nefastos. Para ello, probablemente, habrá que romper esquemas preestablecidos y buscar nuevos métodos y técnicas basados en investigaciones científicas actuales. Se precisa un nuevo enfoque de los ejercicios abdominales Hay que analizar todas las repercusiones de los ejercicios abdominales. Es sencillo comprobar que más del 90% de los practicantes al ejecutar un ejercicio abdominal clásico que involucra el recto abdominal, provocan una distensión del transverso. Basta observar como se proyecta hacia fuera el abdomen al realizar una elevación de tronco estando en tendido supino (Test de Souchard). Es igualmente importante comprobar como la persona siente una presión del periné hacia fuera. Esto verifica la poca o nula coordinación efectiva abdomino-perineal y se puede comprobar en acciones cotidianas en las que se ven implicados músculos abdominales y del periné, acciones como toser, reír o gritar. En la mayoría de las personas al toser su vientre va hacia fuera y el periné hacia abajo. Es imprescindible preguntarse hacia donde conviene que se dirijan las fuerzas resultantes para evitar problemas y para lograr una mejora fisiológica y funcional. Imaginar lo que sucede en el periné es simple y es fácil responder a la pregunta de porque las deportistas tienen más problemas de incontinencia urinaria (31% frente a 2,85% en mujeres entre 14 y 35 años) que las personas que no practican ejercicio (especialmente si ejercitan mucho su musculatura abdominal). Cualquier contracción abdominal que provoca una distensión del abdomen (toser, reír, gritar y, especialmente, realizar ejercicios abdominales clásicos) genera una fuerza que se dirige en todas direcciones y las partes más débiles como el periné puede ser debilitado facilitando la incontinencia urinaria y los prolapsos. Analizar la función de la musculatura pélvica, ver la sinergia con la musculatura abdominal y observar su relación con el diafragma deja patente la necesidad de un trabajo sincronizado. Previo al trabajo concreto de la musculatura abdominal se debe tomar conciencia de la acción muscular del suelo pélvico, su acción es mucho más sutil y no por ello menos importante. Se puede sincronizar con el diafragma y por tanto simultanearlo en la respiración (Blandine Calais, 1998). Es preciso tener en cuenta las repercusiones que tienen los ejercicios abdominales tradicionales sobre el periné y prevenirlas reforzando la musculatura del suelo de la pelvis o realizando ejercicios abdominales hipopresivos (M. Caufriez, 2005). Un análisis de la función de la musculatura abdominal deja patente que la acción muscular que predomina en la vida cotidiana y en la práctica deportiva es la isometría. La faja abdominal debe actuar para mantener los órganos internos y proporcionar una buena estabilidad y postura; éstas son las funciones principales de la musculatura abdominal. En pocas actividades deportivas y prácticamente nunca en la vida diaria tenemos que realizar una acción dinámica como las flexiones de tronco o las elevaciones de cadera en decúbito supino que realizan muchos deportistas y que se vienen prescribiendo en los gimnasios. Considerar el abdomen como una unidad funcional A diferencia de los ejercicios abdominales tradicionales, que provocan la hiperpresión abdominal, causan un abdomen abultado y provocan incontinencia urinaria, prolapsos y disfunciones sexuales, existen unos ejercicios abdominales que disminuyen la presión abdominal, son idóneos para reforzar la faja abdominal, mejorar el rendimiento deportivo, reducir la cintura, solucionar la incontinencia urinaria de esfuerzo y evitar los prolapsos, es la gimnasia abdominal hipopresiva. El creador de la gimnasia abdominal hipopresiva fue el fisioterapeuta Marcel Caufriez, que durante los años ochenta y hasta la actualidad ha estado investigando, tanto en deportistas como en no deportistas, sobre la incontinencia urinaria, relacionada básicamente con los esfuerzos abdominales y el problema de tener partes débiles que no soportarán tan fácilmente los aumentos de presión que se producen en el abdomen causantes de la relajación del suelo pélvico y del transverso. Marcel Caufriez ha creado un método de gimnasia abdominal que no ocasiona distensión del perineo ni del transverso. Estos ejercicios logran aumentar el tono del periné, mejorar la capacidad de aprovechamiento de oxigeno, solucionan determinados tipos de incontinencia urinaria y reducen el perímetro de la cintura. Los ejercicios abdominales hipopresivos enseñan y permiten asimilar de forma refleja la correcta sinergia abdomino-perineal. Después de tan sólo una sesión, el deportista o la persona de la calle aprende a tener una perfecta sinergia abdomino-perineal y asimila para siempre que al hacer un esfuerzo abdominal, al aumentar la presión en el abdomen, es preciso elevar el suelo pélvico. Con la práctica, la estabilización de la pelvis se mejora y una buena parte de las molestias de la espalda son solucionadas. Trasladar este método fisioterapéutico al entrenamiento y a la práctica para mejoras estéticas proporcionará beneficios importantes sin ningún otro trauma que el de dejar de hacer lo que siempre se ha venido haciendo, dejar de lado la tradición para contemplar la evolución. Citas de publicaciones e investigaciones Pablo Jauregui (1998) En el artículo de Salud publicado en El Mundo en el número 290 del jueves 23 de abril de 1998. “Más de dos millones de mujeres en España sufren problemas de incontinencia urinaria…..la incontinencia urinaria se debe básicamente a la debilidad de la musculatura del suelo pélvico…Además muchas prácticas deportivas, como el aeróbica, la gimnasia, el footing y los ejercicios abdominales que provocan un aumento de la presión afectan de una forma directa a la fuerza de la musculatura pélvica…además, el deterioro de la musculatura pélvica que causa la incontinencia urinaria deteriora la calidad de vida de las relaciones sexuales de una forma notable, los orgasmos son menos intensos o no llegan a alcanzarse…. ” M. Caufriez (2004) Demostró en un estudio realizado en Bélgica con profesoras de Fitness-Aeróbic que el 50% de ellas tenían prolapso de grado I o grado II. En otro estudio con mujeres de una edad media de 24 años, se midió el tono pélvico y se hicieron ejercicios abdominales durante 30 días. En todas disminuyó el tono del suelo pélvico un 20% de media. Otra investigación mostró que el 45% de las mujeres, después de dar a luz tienen prolapsos desencadenados por ejercicios hiperpresivos y éstos pueden aparecer hasta 10 años después del parto. José Miguel AMostegui (1999) Archivos de Medicina del Deporte. Volumen XVI Número 74 (Página 644) “La mujer por su condición, es candidata a padecer incontinencia urinaria, especialmente si es físicamente activa…Toda mujer fundamentalmente la deportista, debería conocer su periné, localizarlo, conocer su función…El ayudarle a ello puede ser función de los profesionales de la salud que la rodean…Entre los factores etiológicos, se considera como el más importante el aumento de la presión intra-abdominal, por la mala práctica deportiva o el ejercicio abusivo de abdominales, situación que va a incidir sobre el suelo pélvico, provocando la degradación progresiva del mismo y haciéndolo incompetente para la función de continencia…” www.mifarmacia.es 2001 “El deporte que aumenta la presión intrabdominal, y no se equilibra con los correspondientes ejercicios para reforzar el suelo pélvico lo debilita. Esto tiene consecuencias a medio y largo plazo: es muy frecuente encontrar incontinencia urinaria en deportistas, que practican deportes que sobrecargan el periné”. gine3@latinmail.com 1998 “Existen situaciones cotidianas en las que estos músculos del periné se deterioran gravemente. La realización de ejercicio físico incontrolado o excesivo es una de ellas; la realización de abdominales, aeróbic, saltos etc... Incrementan considerablemente el riesgo de padecer incontinencia urinaria”. Calais Germain, B. (1998) El periné femenino y el parto, Barcelona, Los libros de la liebre de marzo (Página 69) “…un trabajo de refuerzo abdominal, será nocivo para el periné si crea presión hacia abajo, si hace abombarse el bajo vientre o el periné. Es más conveniente reforzar los abdominales empezando por la contracción del suelo pélvico, y solo entonces se puede continuar con la de los abdominales.” Luc Guillarme (1994) Profesion KINE plus La kinesiterapia práctica (Página 4) “…La responsabilidad de la degradación del recinto torácico-abdominal-pelvi-perineal parece ser la orientación de los flujos de presión…” “…Se da por consiguiente una complementariedad entre el trabajo abdominal y el trabajo perineal…” “…la educación-reeducación abdominal y perineal permite prevenir el aspecto nefasto de la práctica de los ejercicios abdominales tradicionales.” Luc Guillarme (1998) 1ª Jornada Científica sobre reeducación perineo-esfinteriana “El conjunto abdomino-pelviano es funcionalmente indisociable. Este continente está formado por algunas paredes deformables y otras indeformables…” “…El psoas, el cuadrado lumbar, el periné, el diafragma, los paravertebrales lumbares y los músculos abdominales trabajan con un objetivo común y sus contracciones hacen variar la forma de la cavidad…” G. Valancogne, J.P. Galaup (1996) Prolapsos y reeducación “…El estudio anatomico-fisiológico de los prolapsos muestran que resultan la mayoría de las veces de una deterioración de los elementos de suspensión de las vísceras pelvianas (núcleo fibroso central del perineo, nudo anterior de los músculos elevadores, nudo posterior fibroso), y de una mala sinergia abdomino-perineal, la resultante de los esfuerzos que provocan una hiperpresión abdominal,…” Sociedad española de ginecología y obstetricia (1999) “La incontinencia urinaria afecta a 4 cada 10 mujeres, desde adolescentes a maduras…entre las jóvenes, incluso sin hijos, que practican deporte, especialmente ejercicios abdominales, 6 de cada 10 están afectadas de incontinencia de esfuerzo”. En su “Guía para mejorar la calidad de vida de la mujer” menciona un estudio del Britihs Medical Journal (1988) en un estudio sobre 833 mujeres: 41% padecía incontinencia urinaria, de las cuales el 50% tenía menos de 45 años. Bo K., Talseth T, Holme I.. Single blind, randomised controlled trial of pelvic floor exercises, electrical stimulation, vaginal cones, and treatment in management of genuine stress incontinence in women. BMJ 1999; 318: 487-493 Estudiaron 107 mujeres a las que se había diagnosticado incontinencia de esfuerzo y se aplicaron tres alternativas terapéuticas: ejercicios pélvicos, pesarios vaginales y electroestimulación. La reducción en pérdidas de orina fue superior en el grupo que siguió el programa de ejercicio que en el resto de los grupos. –30 g en el grupo que siguió el programa de ejercicios pélvicos, -14.7 g para el grupo de pesarios vaginales y de –7.4 g para la electroestimulación. Katryn Burgio (1990) Estudió 197 féminas de más de 55 años de edad con incontinencia urinaria. A un tercio de ellas se le enseñó a manejar los músculos de la pelvis, otro tercio fue tratado por el fármaco contra la incontinencia, oxiburitina, mientras que el tercio restante recibió únicamente un producto placebo. Ocho semanas después de iniciados los tratamientos y, al evaluar los mismos, los músculos ganaron a los fármacos. BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA Amen,Karen (1994), The crunch, Londres, Vermeillon Amostegui, J. M. (1999) Archivos de Medicina del Deporte. Volumen XVI Número 74 Calais-Germain, B. (1996) Anatomía para el movimiento, Barcelona. Los libros de la liebre de marzo Calais-Germain, B. (1998) El periné femenino y el parto, Barcelona. Los libros de la liebre de marzo Calvet, F. y Lopez Calvet, C. (1996) Marc teòric pràctic per a la correcta execució del treball abdominal. Apunts: educació física Caufriez, M., (1997) Gymnastique abdominale hypopressive, Bruxelles d/1997/5591/1 Editado por M. Caufriez Caufriez, M. y cols, Efecto de los ejercicios abdominales sobre el tono muscular del suelo pélvico. Investigación por publicar Fucci, S. ; Benigni, M.; Fornasari, V. (1995) Biomecánica del aparato locomotor aplicada al acondicionamiento muscular, Barcelona, Doyma Gill, KP; Callaghan, MJ (1998) The measurement of lumbar propioception in individuals with and without low-back-pain. Spine 3:371-377 Giorno, P. P.; Martínez, Leandro G. Biomecánica de los músculos abdominales y flexores de cadera. Revisión y aportes para la interpretación de ejercicios específicos. Publice standard. 26/12/2003. pid: 237. Heredia E., J. R. Costa, M. R. Abril. Criterios para la observación, control y corrección de ejercicios de musculación para la salud. Publice standard. 14/02/2005. pid: 426. Lapierre, A. (1978), La reeducación física. Volumen ii. Científico médica Lopez Bergmark, a (1989) Stability of the lumbar spine. A study in mechanical engineering. Acta orthopaedica scandinavica spplementum 230 (60) Juker D., Mcgill S., Kropf P., Steffen T. (1998) Quantitave intramuscular myoelectric activity of lumbar portions of psoas and the abdominal wall during a wide variety of tasks. Med. sci. sports exerc. vol.: 30, n°2, pp. 301-310. Jull, G; Richardson, C. y otros (1993) Towars a measurement of active muscle control for lumbar stabilisation. Australian journal of physiotherapy 39 (3) Kendall, f. p. y Kendall, e. (1985) Músculos, pruebas y funciones, Jims Mangano, M. (1996) Ejercicios abdominales, Barcelona, Hispano Europea Piti Pinsach Curso de Preparador Físico y Fitness. Actividad Física y Salud, Òrbita Gràfica per Publicacions, S.L. ISBN 84-394-3470-7, 2004 Piti Pinsach Curso de Preparador Físico y Fitness. Metodología del Entrenador Personal, Òrbita Gràfica per Publicacions, S.L. ISBN 84-394-3477-4, 2004 Piti Pinsach Curso de Preparador Físico y Fitness. Gimnasias Suaves y Técnicas de Relajación, Òrbita Gràfica per Publicacions, S.L. ISBN 84-394-3478-2, 2004 Rivera, H. Kirk (1993) Strictly abdominals, Los Angeles, Hat. Ac. Esp. Med. Roy J. Shephard. (1994) Ejercicio, envejecimiento y calidad de vida. Proceedings. Resúmenes del 3er simposio internacional de actualización en ciencias aplicadas al deporte. Sarti Martínez M.A., Monfort Pañego M., Manchiz Míguenz C., Aparicio Bellver L. (1996) Anatomía funcional del músculo rectus abdominis. Estudio electromiográfico. Souchard, Ph. E. (1992) De la perfección muscular a los resultados deportivos. Paidotribo Tous Fajardo, J. (1998) ¿Correcto o incorrecto? depende… Seminario Inefc Barcelona Van Lysebeth, a. (1992) Tantra. Fribourg. Flammarion

ENTRENADORES PERSONALES - Servicio Personalizado - 2007 ©
entrenadorespersonales@entrenadorespersonales.cc
E-mail: piti@entrenadorespersonales.cc